Espamos

00

Quiero volverme infinita en tu piel.
Sentir que puse pausa al tiempo.
Creer que puedes ver a través de mis ojos,
y yo, a través de los tuyos, claro.
Nadar en tus pasos para conocerte mejor,
ahogarme en tu amor cuando la vida lo dicte.
Tocar el sol con tus manos,
para volverme ínfima en tu calor humano.

Veintiún veces intenté huir,
pero veintidós me arrepentí.
Yo era una mujer pusilánime,
que sufría ataques subterráneos a su ser.
Yo era una mente que deambulaba entre refugios,
refugios para males terminales del alma.

Y ahora estás aquí, sin inmutarte de lo que sucede.
Sin saber que le devolviste el océano a este torrente,
sin saber que tu sermón ha hecho efecto.
En cada pliegue, en cada sonido, en cada lunar.
Estás, estás, sin acabarte.
Y yo estoy a tu lado como una naufraga,
una naufraga que sigue atónita por su salvación.